Páginas vistas en total

martes, 25 de diciembre de 2012

Chos Malal, portal hacia una Patria desconocida, Neuquén, Argentina

Siempre siento que el tiempo me resulta escaso, siempre que llego a un sitio con el tiempo calculado para conocer los lugares elegidos, termino encontrando nuevos que me serán de imposible recorrida y que desgraciadamente irán a engrosar la larga fila de segundas vueltas en una segunda vida.
Chos Malal te enamora de entrada, su mínimo casco histórico, sus calles arboladas, su río, sus fincas, el agua que corre por las acequias, el sonido del agua que corre por las acequias, las montañas que la contienen, la vista desde esas montañas, el adobe, la piedra, la chapa pintada y la gente dispuesta a que uno se lleve un poco más de aquello que vino a conocer.
Las primeras tomas corresponden al cerro mirador de la cruz, cruz que debo imaginar como así también el paisaje que domina su cumbre por los motivos arriba mencionados, el tiempo y las actividades programadas no dejan espacio para otras que demandan horas. La capilla y el museo atesoran la historia ciudadana, previo pacto con el señor reloj, pude recorrerlos a paso lento, para luego salir vía la estratósfera para el primer destino señalado.
Las últimas pertenecen a otro mirador, más cercano, más bajo, ideal para recibir el regalo de una puesta de sol que cierre una larga jornada de aventuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario