Páginas vistas en total

miércoles, 24 de abril de 2013

Camarones, donde comienza la Ruta Azul, Chubut, Argentina


La mañana del octavo día luce brillante y sin nubes por primera vez. Vuelvo a recorrer unos ciento setenta kilómetros hacia el sur buscando el camino que me deposite nuevamente en el mar, exactamente en la pequeña villa de Camarones, extremo norte de la Ruta Azul, recordemos que dicho camino vincula a los parques costeros, Parque Interjuridiccional Marino Costero Patagonia Austral en Chubut y Monte León en Santa Cruz. Camarones es un asentamiento fundado en 1900, pero con presencia española desde el siglo XVI, cuando expedicionarios recorrieron sus costas procurando establecer la gobernación de Nueva León
En el año 1899, el Vapor Villarino, navío que años antes había trasladado los restos del General San Martín desde Francia naufragó en sus cercanías. Todavía subsisten edificaciones originarias como el hermoso edificio de la Casa Rabal, un hotel, algunas dependencias oficiales y casas particulares todas en chapa acanalada pintadas de vivaces colores.
Llegué cerca del mediodía de ese viernes y debo volver a Trelew el lunes por la tarde, la agenda consiste en recorrer haciendo centro en la villa la ruta 1 hasta el Cabo Raso hacia el norte y la Bahía Bustamante hacia el sur, además del cordón de playas camino al Parque Costero. Me alojé en el Indalo Inn un hotel grande y confortable con una cocina excelente y una atención también destacable.
Todo el día busqué contactos para poder realizar las travesías, me empaché de mariscos, me llené de mar, sentado en un banquito frente al pequeño muelle de pescadores, visité el Museo de la Familia Perón, muy bueno!, caminé una y otra vez por los mismos lugares, sin tiempo, ni perturbaciones.
Este banco fue mi lugar en el mundo por largo rato, creo que por la escala me adueñé de la villa, caminaba unas cuadras, me sentaba en la plaza, volvía al banco, volvía a la plaza, a los acantilados, al muelle, al banco, a la plaza, la playa, el torreón, el banco, la plaza, el muelle, la playa y así durante los momentos que permanecí en Camarones.
Encontré quién me lleve a los destinos prefijados, pero hay fuerzas que juegan en contra, una el estado del camino debido a las lluvias, sobre todo rumbo al sur, hacia Bustamante, otra la apropiación por parte de un estanciero extranjero del camino que conduce al sitio mas espectacular del tramo Chubut de la Ruta Azul, en verdad hay datos y precisiones que uno recoge en el lugar, hay información errónea, o maliciosamente ignorada por quienes promocionan este recorrido, veremos que sucede y contaré mi verdad si algo sale mal.
La tomas del Museo las intercalaré con los paisajes costeros, me restan tres días en la villa que espero sucedan sin el vértigo de los vividos hasta hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario