Páginas vistas en total

domingo, 14 de abril de 2013

La Nao Victoria, Puerto San Julián, Santa Cruz, Argentina

Vamos a completar la historia que nos quedó pendiente ayer, la mañana del tercer día azul amaneció por lo menos seca, requisito fundamental para visitar al museo Nao Victoria. En la playa circundante me encuentro con una vieja chata abandonada, de esas que eran usadas para cargar o descargar productos a los barcos que quedaban recalados cientos de metros mar adentro, fotos de rigor y a visitar el museo.
Durante la primera circunnavegación al mundo la expedición al mando de Hernando de Magallanes, mientras buscaba un pasaje que vinculara los dos océanos, recala en marzo de 1520 en la actual bahía de San Julián. El 1 de abril celebra la primera misa en tierras argentas y decide en vista a que las condiciones climáticas iban a empeorar, que dicho sitio era el mejor lugar para pasar el invierno. El mutismo con el que se movía respecto al futuro de la travesía, generó desconfianza y enojo entre los otros cuatro capitanes, españoles ellos, Magallanes era portugués, provocando un motín que incluyó a tres de las cinco naves.
Siguiendo un brillante ardid Magallanes recupera la Nao Victoria y tras una breve escaramuza reencauza la situación, determinando en su rol de juez y fiscal la muerte de 40 hombres, pero finalmente hizo decapitar al sublevado capitán Juan de Quezada y desterró a Juan de Cartagena y al sacerdote Sánchez de la Reina.
El capitán Luis de Mendoza apuñalado en la revuelta fue descuartizado. Uhhh!!!, ya pasó. Dos meses mas tarde aparece en escena el primer hombre nativo, hecho de suma importancia ya que en su relato el cronista de la expedición Antonio Pigafetta lo describe como un ser enorme y Magallanes los denomina PATAGONES dando origen al topónimo como así también a la matanza de los primeros originarios cuando estos se niegan a ser parte de la expedición en carácter de rarezas halladas.
La expedición encontró el tan ansiado pasaje que hoy lleva el nombre del marino portugués, tocando tierras y librando batallas que terminaron costándole la vida en una isla de la actual Filipinas.
Finalmente el 9 de noviembre de 1522 la empresa llega a su fin arribando a las costas españolas que los vieron zarpar tres años antes, concluyendo por fin que la tierra era redonda y que había un paso allá muy al final del mundo que comunicaba los dos océanos. Arribaron tan solo 18 de los 265 tripulantes iniciales y solamente la Nao Victoria al mando de Juan Sebastián Elcano que fue honrado con un escudo de armas y un mapamundi con la inscripción "Primus circumdedisti me", que significa ya lo sabíamos nos enteramos por Discovery Channel.
La nave museo está construída a escala real y es obra del mismo equipo de trabajo que llevó a cabo el parque temático Tierra Santa en Buenos Aires, la visita vale la pena, hay unas luces que molestan para sacar fotos en el interior y un audio muy emotivo que completa la sensación de pertenencia del espectador.
El reloj marca las 10.00 hora de partir hacia el plato fuerte de la aventura San Julián, ya vuelvo, no vengan por mí, creo que son del espacio exterior.

4 comentarios:

  1. Wow!!!!! Qué panzada de fotossssss!!! Gracias por subirlas, todo un viaje, toda una historia. Beso!

    ResponderEliminar
  2. Patzy, gracias a vos por tu tiempo dispensado, siempre que veo que algún comentario tuyo se esconde en algún punto del espacio me produce una inmediata curiosidad y el urgente deseo de leer de que se trata.
    Gracias!
    Beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Silvia, el agradecido soy yo, por lo bien que me han tratado, por todas las manos que han construído el acervo cultural patagónico que tanto me cautiva y por esa naturaleza salvajemente bella que se te muestra en cada recodo de esta vasta geografía.

    ResponderEliminar