Páginas vistas en total

martes, 16 de abril de 2013

Tras el maretazo y el céfiro. Cabo Curioso, Santa Cruz, Argentina

Durante algún momento de la noche la tormenta calmó su furia, durante algún momento de la noche volvió la luz, en verdad la suave comodidad de la cama del Miramar y el cansancio de tres jornadas intensísimas hicieron que me desconectara del mundo. La mañana amaneció fría, ventosa y con nubes en danza permanente, tenía medio día mas en Puerto San Julián y no podía irme sin sentir sus playas, sobre todo si tenía en cuenta la razón del viaje, llenarme de ese azul marino tan lejano al cotidiano.
El Cabo Curioso es un accidente natural que conjuga acantilado, cuevas, grava y una interminable superficie de barro y arena que extiende la playa cuando baja la marea, pero mi atención se la ganó el oleaje fortísimo, estruendoso, que me maravilló durante largos minutos en solitario. Un poco mas adelante a 17 kilómetros del Puerto sobre el Camino Costero se encuentra el Falso Cabo Curioso, otra formación con playa que convoca a la población local y visitantes que buscan paz y recarga energética conviviendo con ese mar generoso y bravo.
Hora de partir, hora de chequear que estén guardadas y activas cada una de las sensaciones que me cautivaron durante el primer cuarto del viaje, hora de pensar que quedó afuera para justificar la vuelta, el Puerto de Aguas Profundas de Puerto Santa Cruz y su pingüinera, el ex hotel Monte León, actual sede del PN in situ, el cementerio de San Julián, te fallé Marita, mas charla con personas muy valiosas que el destino me fue presentando, las esculturas alusivas a Patoruzú en Piedrabuena, ventanas, chapas acanaladas, nubes, fauna esquiva y mejor paro porque me vienen los auto-reproches.
Un viaje que continúa, una cabeza que gira tratando de mirar por última vez, buscando algo que no haya quedado lo suficientemente fijado al campo de los recuerdos, el paso por frente al Monte Cristo que cobija al Parque Temático Fuoco Sacro Vía Lúcis, la mayor elevación de la zona en donde Magallanes plantó hace cinco siglos una cruz y una bandera. El recorrido se efectúa sobre 14 estaciones que rememoran la crucifixión y resurrección de Jesús, efectuadas por el artista plástico Luis Quiróz.
El próximo destino será el pequeño pueblo de Fitz Roy, sobre la RN 3, y que voy a hacer allí, creo que a esta hora ni yo lo sé, en algún momento se me cruzó la idea de sentir en carne propia que sentimientos experimentaron los personajes de las películas de Carlos Sorín que inevitablemente uno tras otro en algún momento se detenían en este pequeñísimo punto de la estepa patagónica buscando algo, creo que voy en busca de ese algo, creo que dentro de cierto estado de locura alguna vez me enamoré de ese algo inexplicablemente inexplicable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario